Tumblr.png1389631379761-RSS.pngFacebook.pngTwitter.png

El terrorismo y lo peor que hay en el hombre

Martin Huerta, La Nación

El terrorismo es lo peor que hay en el hombre. Es un acto de barbarie para atemorizar sistemáticamente a la gente, produciendo destrucción y muerte con acciones planificadas, con afán político... o de lucro. Según Albert Camus, un caso de terrorismo en el siglo XIX fue el del escritor ruso Fedor Dostoievski, un nihilista cercano al anarquismo que buscó la libertad del hombre. Recordemos que por un atentado terrorista a Francisco Fernando, archiduque de Austria, comenzó la Primera Guerra Mundial que trajo la muerte a 8 millones de seres.

En el siglo XX, en América Latina,

(Leer más)

El necesario presidencialismo y el síndrome de Allende

Martín Huerta, La Nación

Chile, hasta 1833, buscaba su destino político, pero había resabios monárquicos. A Portales no le encantaba eso e ideó un gobierno republicano con una Presidencia fuerte, pero con vestimentas civiles. Duró poco, porque en 1891 y producto del triunfo de los antibalmacedistas se instauró el régimen parlamentario, que fue un desastre porque los políticos metían su cuchara en todo, vetaban a los cocheros del Presidente, tumbaban ministros, intendentes y voceras, fregaban obligando (sin que hubiera ley) a vender sus acciones a la gente de gobierno. Así nos pilló el centenario (1910), con presidentes sin mayor influencia,

(Leer más)

La naturaleza jamás olvida los efectos de la desidia

Martin Huerta, La Nación

Sin duda, el hombre es una imperfecta obra de Dios.

Por este error del creador, nuestra especie se encuentra regida por leyes diseñadas para ser transgredidas por los mismos que las redactan.

Desidia significa negligencia, dejadez…Las malas prácticas políticas impiden que Chile entre a la pléyade de países desarrollados, teniéndolo todo para serlo, excepto la inteligencia del hombre.

En 1929, el gobierno y la Municipalidad de Santiago decidieron destruir el portentoso espacio cultural de reminiscencias renacentistas -y estatuas griegas en su interior- que enfrentaba a la Casa Colorada para abrir la calle Phillips, donde vivió el

(Leer más)

Arte, cultura... y humanidad

Martin Huerta, La Nación

Nuestro Museo Nacional de Bellas Artes, hacia 1880, se llamaba Museo Nacional de Pintura. Se inauguró el 18 de septiembre; luego, y junto con la celebración del primer centenario de la Independencia, un 21 de septiembre de 1910, adoptó el nombre actual. Milan Ivelic, su brillante y primer director en este tercer milenio, en una de sus visitas al Ministerio de Relaciones Exteriores tropezó con la exposición de fotografías en blanco y negro de la artista M. Eugenia Lagunas, que era exhibida en el frontis de nuestro diario.

-Siempre paso por La Nación -dijo Milan-.

(Leer más)

Antiguas prácticas políticas

Martín Huerta, La Nación

En los fervientes años del siglo XX, el Partido Comunista era fuerte en la vida política chilena. Y tan fuerte era que se permitía entrometer en la vida privada de sus camaradas. Pablo Neruda y Pablo de Rokha sufrieron sus rigores.

De Rokha, insigne poeta, buen amigo, mejor padre y amante esposo, hubo de vérselas con el PC porque hacia 1937 se realizó en Chile un congreso de los partidos comunistas; algunos de los jerarcas acudieron con sus esposas, que debían quedarse en sus hoteles mientras ellos discutían estrategias.

Magda era una y De Rokha

(Leer más)

Haití? tum, tum, tum

Martin Huerta, La Nación

 

EN 1501 LLEGARON las primeras personas de raza negra tratadas como esclavos a Haití, entonces una colonia francesa. Venían hacinados en los barcos desde África: Níger y Senegal y también desde el territorio Ewe de la costa occidental.

Cada grupo racial traía sus propias costumbres. Hacia 1791, hubo una insurrección, comandada por François Dominique Tousaint, y ya el 1 de enero en 1795 empezaron a sonar los tambores, tum, tum, tum, tum, de los sacerdotes del “voodoo” o vudú que daban cuenta que los aires de independencia de los esclavos se habían iniciado.

TUM, TUM,

(Leer más)

La majadería y el adelantar vísperas

Martin Huerta, La Nación

Cada día, en cada nota televisiva en que alguien es abordado por la prensa para debates, mesas redondas o entrevistas se le pregunta algo y antes que esa persona empiece a urdir una respuesta, es interrumpido por el mismo entrevistador(a) que lo urge sobrepreguntando el mismo tema. U otro. Entonces, cuando pueden, responden a medias… Y nosotros nos quedamos en ascuas y molestos.

Al parecer, lo que más importa es que el (la) periodista parezca más inteligente que el entrevistado. Este tipo de periodistas son majaderos, indiscretos, imprudentes, fastidiosos… o sea, hincha bolas. Creen que

(Leer más)

Lo peor de las dictaduras es el silencio de la gente

Martin Huerta

Eso lo dicen los que nunca han sido víctimas de una dictadura. Y, claro, se calla cuando tienes una metralleta en las costillas si tú no eres político ni has cometido delitos. Igual puedes morir. Hay políticos que han actuado con decoro ante una asonada golpista. Uno de estos hombres fue Manuel Gutiérrez Mellado. El 23 de febrero de 1981 Adolfo Suárez entregaba el mando a Leopoldo Calvo Sotelo e irrumpió pistola en mano en el hemiciclo el coronel Tejero, todo porque Suárez postuló una apertura democrática para España. Todos se metieron bajo las butacas, menos Gutiérrez Mellado,

(Leer más)