Tumblr.png1389631379761-RSS.pngFacebook.pngTwitter.png

Las causas del voto presidencial

Eduardo Fidanza, La Nación Buenos Aires

Se atribuye al pintor cubista Georges Braque haber dicho: "Yo no creo en las cosas, creo en la combinación entre las cosas". En cierto modo, esta frase, concisa e inteligente, es una forma aforística de plantear un problema clave del conocimiento: la manera en que los factores se conjugan para explicar un fenómeno. Tan importante es la cuestión que puede contarse la historia de la ciencia en paralelo con la historia del concepto de causalidad, que ha preocupado a filósofos y epistemólogos desde Grecia hasta el presente.

La combinación entre las cosas, o las

(Leer más)

Néstor Kirchner, ¿es un toro, un oso o un pato rengo?

Mariano Grondona, La Nación Buenos Aires

Un régimen político es tanto más estable cuanto menor sea la distancia entre las alternativas que se le presentan. Las elecciones presidenciales recientes en naciones como Uruguay y Chile no fueron dramáticas porque, ganara Mujica o Lacalle en el primero de ellos y Piñera o Frei en el segundo, ya se sabía que, coincidiendo todos los candidatos en la misma filosofía democrática, el horizonte de sus países quedaba libre de acechanzas. Lo mismo promete ocurrir el mes que viene en las elecciones presidenciales de Brasil, en las que la opción entre la favorita Dilma

(Leer más)

Soberanía popular sí, reelección no

Daniel Mera, El Espectador

Así, la soberanía popular es hoy un activo de los caudillistas (no chavistas). Un costo alto para la democracia republicana y, de paso, para la izquierda que nunca creyó en la “dictadura del proletariado”.

Si la ley del referendo constitucional hubiera sido bien tramitada, ¿la oposición estaría de acuerdo con que el pueblo decidiera? La respuesta a esta prueba ácida de apego a la soberanía popular es un sorprendente “no”. La primera razón del “no” es instintiva: puro “susto” del resultado, aun cuando podría haber sido adverso a la reelección, y si favorable, luego siguiera

(Leer más)

La sombra alargada de Sadam Hussein sobre las elecciones irakíes

Tomás Alcoverro, La Vanguardia

La sombra del "Rais" Sadam Hussein derrotado, ejecutado de forma humillante, se alarga sobre estas elecciones generales del próximo 7 de marzo, las segundas que se organizan después de la guerra y la ocupación norteamericana del 2003 y del nuevo régimen republicano iraquí, nacido bajo su inspiración.

 El resultado de estas elecciones puede ser nefasto para la precaria estabilidad de la nación, si el gobierno de predominio chií, de Nur el Malki, muy vinculado a la república islámica de Irán, no reconsidera su tajante acción de cortar el camino a las urnas de alrededor de

(Leer más)

Soy candidato, ¿y ahora?

Déborah Lôbo, Consultora Política
Brasilia, Brasil

La única certeza que tenemos en las elecciones es que más candidatos perderán que ganarán... ¿Parece obvio no? Pero podemos mostrar varias razones para el obvio y usted si sorprenderá con ellas. Vamos a llamar el obvio de “obvio de la derrota” .

Hay comités y equipos para campañas de todos los tamaños, si usted es candidato a diputado distrital, federal, senador… la preocupación es la misma. No estoy diciendo que el equipo es del mismo tamaño, pero la forma de montarla para huir del “obvio de la derrota” es la misma.

El equilibrio

(Leer más)

Efecto de demostración

Eduardo Pizarro, El Tiempo

 

El Polo Democrático Alternativo tiene hoy en día dos espacios de demostración de su capacidad de gestión administrativa en el país: Bogotá y Nariño, los cuales pueden ser determinantes a la hora de la escogencia de su candidato para la Presidencia de la República, Gustavo Petro.

Es muy difícil que la administración de Antonio Navarro Wolff -quien en el pasado, siendo alcalde de Pasto, fue declarado el mejor del país- brille hoy como gobernador, pues al hermoso departamento de Nariño le cayeron simultáneamente los Cuatro Jinetes del Apocalipsis: la guerrilla, el narcotráfico, las pirámides y

(Leer más)

Una campaña relámpago

Mauricio Vargas, El Tiempo

 

En 1990, a estas alturas era claro que César Gaviria ganaría la consulta liberal y las elecciones presidenciales. En el 94, a fines de febrero, sólo dos candidatos tenían opción: Ernesto Samper y Andrés Pastrana. En el 98, para este momento la cosa ya estaba entre Pastrana y Horacio Serpa. Y en el 2002 y el 2006, aun antes de febrero era evidente que Álvaro Uribe ganaría por amplio margen.

En esta ocasión, a menos de doce semanas de la primera vuelta, hay al menos seis aspirantes con posibilidades reales de pasar a la segunda

(Leer más)

Buscando primera dama

Jaime Bayly, La Nación

Lo que no mata te hace más fuerte, o eso es lo que dicen.

Como estoy acostumbrado a recibir golpes desde niño, creo que he desarrollado una cierta destreza para encajar los golpes sin perder la calma y una cierta aptitud para devolverlos con cinismo en el momento apropiado.

Esta semana he recibido algunos golpes que vinieron del campo personal, de la zona de la intimidad.

El primer golpe me lo arrojó caprichosamente un amigo en el bar de un hotel en Bogotá. Perdió la calma, dijo cosas destempladas, dejó la ensalada a medio comer

(Leer más)

No virar derecha vs La concertación está agotada

A medida que se acerca la segunda vuelta de la elección presidencial en Chile, cada quien toma partido por el candidato que mejor represente. Esta es una acción absolutamente legítima, que no debiese representar mayor discusión.

 Los candidatos que en la primera vuelta quedaron fuera del proceso, entregan sus apoyos al candidato que más le parezca, según sus intereses y según su conveniencia para el futuro.

 Hay dos situaciones, eso sí, que llaman particularmente la atención, y que ocurren generalmente cuando la elección esta a sólo días de realizarse.

 El Miedo

 En primer lugar comienzan a exacerbarse las pasiones de

(Leer más)

David Cameron?s lone-star strategy gives Gordon Brown a glimmer of hope

Mary Riddell, Telegraph


During his Hogmanay break, Gordon Brown watched the DVD described by an aide as “the football film about Leeds”. That would be The Damned United. The story of Brian Clough’s ill-starred reign at Elland Road cannot have been the greatest seasonal fillip for a Prime Minister supposedly doomed to lead the Damned Disunited into a general election defeat.

This week, as the battle for power begins in earnest, Labour is struggling to find signs that Mr Brown is not the Clough of politics. Some Cabinet members have already detected a more collegiate approach. “All the fuss

(Leer más)