Tumblr.png1389631379761-RSS.pngFacebook.pngTwitter.png

Democracia Bicentenario

Agustin Squella, El Mercurio

Si todas las formas de gobierno ensayadas a lo largo de la historia contestan una misma pregunta —quién debe gobernar—, la democracia brinda la respuesta más osada: puede gobernar cualquiera que obtenga la mayoría en elecciones en las que tiene derecho a participar toda la población adulta. Tal es la regla de oro de la democracia, la cual vale no sólo para elegir representantes, sino también para cuando éstos adoptan decisiones en algún órgano colegiado, por ejemplo, una cámara legislativa. Se trata de una regla puramente cuantitativa —protestan los enemigos de la democracia—, pero si algo

(Leer más)

La independencia individual

David Gallagher, El Mercurio

El hecho de que hayamos tenido recién un colosal terremoto nos ayuda a orientar las reflexiones que nos nacen, en un año de Bicentenario, sobre el tipo de país que somos y el tipo de país que queremos ser.

Aunque sea un lugar común decirlo y aunque suene a autocomplacencia, el terremoto nos recordó que somos un país de gente inusualmente sufrida y esforzada, de gente capaz de sobrellevar las peores desgracias y después levantarse. Se me ocurre que en Chile, con sus terremotos inmemoriales, se ha producido hasta una suerte de selección natural de gente

(Leer más)

La integración de Chile y Argentina es imperativa como legado Bicentenario

Karin Ebensperger, El Mercurio

La Independencia de Chile, así como la de Argentina, fue la génesis de la organización republicana, el fundamento del Estado-nación. Y es importante recordarlo así, en conjunto, en este Bicentenario. Porque el histórico cruce de los Andes del Ejército Libertador y la gesta conjunta de San Martín y O'Higgins, como dijo Bartolomé Mitre, "fue la primera alianza del Nuevo Mundo y la única que tuvo un plan emancipador, sin propósito de anexión o sometimiento".

Además de las fiestas recordatorias, lo que requiere este Bicentenario es un cambio de actitud. La relación entre Chile y Argentina es

(Leer más)

200 años: Chile y su Ejército

Juan Miguel Fuente-Alba, El Mercurio

Los 200 años de vida de Chile y de su Ejército dan cuenta de un devenir histórico en que la institución forma parte de los sucesos políticos, sociales y económicos del país. Esta relación indisoluble se refleja en la celebración —en fechas sucesivas— del aniversario patrio y del “Día de las Glorias del Ejército”, de lo cual da cuenta el consenso parlamentario en la aprobación de la Ley 2.977, de 1915.

Los conflictos internacionales fueron los mayores desafíos que debieron enfrentar el país y su Ejército en estos dos siglos. Éstos dejaron profundas huellas en

(Leer más)

O'Higgins frente a Carrera

Joaquín Fermandois, El Mercurio

El país político siempre se ha dividido entre o'higginistas y carreristas, y en el siglo XX esto arribó a la polarización ideológica. A veces esto ha quedado entre algunas pocas familias santiaguinas, aunque en los últimos 100 años la discordia se reflejó en claras preferencias políticas. La izquierda, que pone el acento en una cultura política más explícita, ha situado a Carrera dentro de su panteón. La derecha, en general menos consciente del significado de estas preferencias, por instinto tiende hacia O'Higgins. Entre ambos polos se orientaron las preferencias del Chile cultural y político. O'Higgins y

(Leer más)

Virtudes: tristemente ausentes

Gonzalo Rojas, El Mercurio

Durante la esplendorosa revista naval, un oficial de la Armada dijo al aire: "Los marinos siempre hacemos prácticas y entrenamos mucho, para que las cosas salgan perfectas".

La capacidad de cultivar la virtud ciertamente también ha estado presente en notables figuras civiles de nuestra historia. Es lo que se percibe en la biografía "Yo, Montt", dedicada a don Manuel y bien escrita por Cristóbal García-Huidobro. Y al estudiar a Manuel José Yrarrázaval, aparecía lo mismo: si quieres construir un Chile mejor, tienes que partir por mejorarte a ti mismo.

Pero en los análisis del Bicentenario -decenas

(Leer más)

Celebraciones

Adolfo Ibañez, El Mercurio

Las nutridas actividades que se programaron a lo largo del país realzaron el regocijo con que la población celebró el Bicentenario. En esta ocasión se notó un énfasis especial en todos, lo que permitió sostener la fiesta durante los cuatro días.

En los sectores de élite, aquellos que expresan sus ideas principalmente a través de discursos oficiales, actos institucionales y medios de prensa, se manifestó una tónica interesante: menudearon las referencias a la unidad y la fraternidad del país y, también, ofrecieron un recuento notable de lo que fueron las celebraciones de hace cien años.

Sin

(Leer más)

Un bicentenario sin integración regional

Nicolás Freire Castello, La Nación

Chile, entre otros países, festejó hace poco los 200 años de historia independiente. Un bicentenario común, que demuestra la obviedad de cuán acomunadas son nuestras raíces. Sin embargo, esta evidente multiplicidad de factores que hoy nos hacen estallar en demostraciones de felicidad, no han producido algo que a tantos parece tan natural: la integración regional.

Explicaciones puede haber muchas, pero la causa que, a nuestro juicio, parece ser la primordial, es la mala interpretación que la ciudadanía -muchas veces condicionada por la politiquería- hace de este concepto.

Cuando hablamos, en cualquier ámbito, de integración regional,

(Leer más)

El destino trágico de los próceres

Julio María Sanguinetti, La Nación Buenos Aires

En estos días bicentenarios, las reflexiones se cruzan, a veces desde una acuciosa actualidad que no encuentra la perspectiva para prender en la raíz histórica, en ocasiones desde la mirada hacia los constructores de nuestra América y su dramático destino. Francisco de Miranda, el precursor de la emancipación, entregado a sus enemigos por Simón Bolívar, terminó su vida abandonado y miserable en un calabozo español. Bolívar, a su vez, murió a los 47 años, a la una de la tarde del 17 de diciembre de 1830, mientras marchaba hacia obligado exilio, en Santa

(Leer más)

Pensarlo todo de nuevo

Vicente Massot, La Nación Buenos Aires

En este Bicentenario, a diferencia de cien años atrás, no hubo mucho que festejar. Si individualmente nos destacamos los argentinos en casi todos los campos, hemos resultado, al mismo tiempo, desde mediados del siglo pasado, un fenomenal fracaso colectivo. La frase, tan breve como sentenciosa, bien podría parecer provocativa. Es que no estamos acostumbrados a que nos zamarreen como pueblo, a que nos pongan en autos de qué tan bajo hemos caído en términos del desapego respecto de las instituciones señeras de la República, a que nos enrostren, sin piedad, el grado de engreimiento

(Leer más)