El aporte de la UC al desafío educacional

Contingencia

Ignacio Sánchez, El Mercurio

La gran mayoría de los chilenos está consciente de la urgente necesidad de realizar cambios en la educación escolar de nuestro país. Es así como ayer se conoció el informe del Panel de Expertos para una Educación de Calidad, y el mismo Presidente de la República ha solicitado recientemente un aporte especial de las universidades a la formación de profesores. Este esfuerzo debe estar orientado a mejorar la calidad de los docentes, como punto fundamental si se quiere mejorar la formación y los conocimientos de los niños de nuestro país. Acogiendo este llamado, nuestra universidad ha trabajado una propuesta con acciones educativas que la UC pone al servicio del país. Ésta se puede dividir en seis grandes áreas que se complementan y aportan al mejoramiento de aspectos claves de la educación nacional.

En primer lugar es fundamental contar con un incentivo que permita captar mejores alumnos para las pedagogías: a través del programa Elige Educar se contempla el ofrecimiento de becas para muy buenos estudiantes (con fondos públicos y privados). Esto requiere, además, del apoyo del Estado para facilitar la inserción laboral de los egresados, considerando factores de desarrollo profesional y económico. Como una señal de que la universidad quiere captar a los mejores, se elevará el puntaje mínimo de ingreso para las carreras de pedagogía —actualmente de 600 puntos, igual a todas las carreras de la UC—. Esto se hará considerando también un aumento en la captación de alumnos de las Becas de Excelencia Académica (BEA), que nos permita recibir un número mayor de estudiantes destacados del sistema público y particular subvencionado, avanzando, además, en una mayor inclusividad de la UC.

También nuestra universidad está entregando asesoría, producción y aplicación de instrumentos de medición educacional en el sistema escolar, universitario y docente, a través del Centro de Medición Mide UC, que está disponible para la evaluación de nuevas pruebas y evaluaciones diagnósticas que permitan detectar carencias y focalizar soluciones.

En tercer lugar, nos parece fundamental considerar la importancia del Centro de Estudios y Desarrollo de Talentos, el que ofrece respuestas educativas para estudiantes provenientes de medios socioeconómicos vulnerables y que son académicamente destacados. La experiencia ha demostrado un alto impacto en la formación de estos alumnos, preparándolos para la educación superior.

En relación con la formación de profesores, es evidente que junto a la formación teórica de calidad, la enseñanza de las pedagogías debe tener un importante componente de práctica en aula. Para ello, la UC ha suscrito convenios con una red de escuelas que permiten el trabajo de los alumnos de pedagogía desde el primer año. Los docentes-tutores de estos establecimientos aportan los elementos prácticos de la enseñanza. Además, la UC apoya a los profesores con soluciones educativas que utilizan nuevas metodologías y que aprovechan la tecnología como herramienta para fortalecer el aprendizaje de los estudiantes. Programas de la UC como Eduinnova colaboran en este sentido.

Una quinta área fundamental es mejorar la gestión escolar: múltiples evidencias demuestran el impacto del director de la escuela en el rendimiento global. Es así como a través del desarrollo de programas de magíster en Administración Escolar y otros programas de Educación Continua, la UC está proponiendo, mediante el trabajo conjunto de varias de sus facultades, una oferta educativa al ministerio y a la educación en general.

Finalmente, en lo relativo a propuestas de políticas públicas en educación, en conjunto con otras universidades hemos constituido centros de análisis y discusión con el objeto de generar conocimiento, discusión e innovación en esta materia.

Todas las iniciativas descritas —algunas con larga trayectoria y otras que se implementarán— son nuestro aporte al desafío educacional y están orientadas a mejorar la enseñanza y aprendizaje de nuestros niños.
La UC responde al llamado de las autoridades y de la sociedad. El resultado e impacto de estas iniciativas va a depender de los incentivos que ofrezcan los futuros empleadores —públicos y privados—, y de la voluntad y generosidad política de todos los actores involucrados para realmente dar una solución a un problema de prioridad nacional que se arrastra por demasiados años.

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS