Ayuda al Desarrollo: El 0,7% no es la meta.

Alvaro Jorquera Mora


La cooperación para el desarrollo corresponde al conjunto de acciones, públicas o privadas, que se realizan desde los países mas desarrollados, a aquellos países que evidencian menor desarrollo humano.

Esta simple y didáctica definición nos sitúa en un contexto en el cual los países de mayor renta se comprometen a ayudar a los países empobrecidos (subdesarrollados, sur global) a salir de aquel estancamiento.

Pero ¿Como se realiza esa ayuda?, esta ayuda, básicamente ha sido entendida como entrega de recursos a los países empobrecidos. A este respecto, se han realizado compromisos por parte de los países ricos, en pos de asignar el 0,7% de sus presupuestos en ayuda al desarrollo, concentrando sus esfuerzos al cumplimiento de esa meta.

Sin embargo, a mi entender, el problema de los países empobrecidos no se soluciona tan sólo con lograr el 0,7% de los presupuestos para ayuda al desarrollo, aunque es claro que es un avance. El 0,7% no soluciona nada por sí solo, y los países desarrollados no debiesen sentirse satisfechos tan sólo con lograr destinar ese porcentaje para ayudas. Lo anteriormente expuesto nos indica que debe concebirse el 0,7% como un medio y no como un fin en sí mismo

El principal problema de la actual ayuda al desarrollo, en opinión de quien escribe, no es un problema de dineros, sino que de forma. No es la cantidad de dinero, sino que es la forma en la que se interviene en los países empobrecidos.

La lógica de cooperación ha tendido a ser una lógica de imposición de soluciones, y no de la entrega de guías y herramientas en pos de un desarrollo propio de los países empobrecidos.

Esta imposición de soluciones ha sido nefasta, pues es extremadamente vertical y unidireccional, minimizando la importancia de la opinión y participación de los habitantes de los países pobres. Si se omiten a los ciudadanos, se les destruye como organización.

Producto de lo anterior es que al momento de realizar la cooperación se debe consultar primeramente al país o localidad que se pretende ayudar; ¿Que es lo que necesitan?, y no imponer planes; ¡Lo que la comunidad necesita es esto!


Si se entiende la cooperación como la entrega de herramientas para el desarrollo endógeno de las comunidades, y se deja de lado la percepción de la cooperación como asistencialismo, entonces es un buen comienzo para una nueva etapa de la ayuda al desarrollo

Castellón de la Plana, España, 29 de Octubre de 2009

Samuel Andrés Benavides Herrera
dijo:
22/12/2009 a las 22:24, CLST

En estimada consideración, concuerdo completamente con usted, y propongo descartar intelectualmente una salida con el desarrollo y ingresar a una distinción objetiva de la inversión más que en el asistencial monetario, creo que una de las mayores explotaciones debe venir de la mano con la tecnología y la educación ademas de integrar redes de ayuda en salud y desarrollo cultural.

0
0
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS